¿Cómo saber si tu piel es seca?

La piel seca se caracteriza por ser una piel rugosa, tirante, agrietada cuando hace frío, con descamación, áspera al tacto e incluso presenta picores y rojeces si no se cuida adecuadamente.

No hay que confundir una piel seca con una piel deshidratada. La piel seca es una condición permanente, de tal forma que tendrás que adaptar tu rutina de belleza a ella. La piel deshidratada puede afectar a cualquier tipo de piel y se produce por falta de cuidados, por el clima, por la toma de algún medicamento… siempre hay un factor que la desencadena.

¿Cuáles son los principales problemas de la piel seca?

Normalmente la piel seca tiene una menor protección frente a los agentes externos, de tal forma que es más sensible al frío, el viento o la contaminación. Tiene un manto hidrolipídico (capa protectora encima de la epidermis) con menor cantidad de lípidos y agentes hidratantes, lo que hace que sea menos flexible, menos elástica y con más tendencia a las arrugas y líneas de expresión.

La piel seca es más frecuente en las mujeres y suele aparecer principalmente en los brazos y las piernas, entre otras cuestiones porque estas áreas presentan una menor cantidad de glándulas sebáceas. Una de las zonas que más frecuentemente padecen de sequedad son los talones, donde es habitual que aparezcan grietas

¿Por qué se seca la piel?

Son varios los factores que entran en juego:

Factores genéticos. En muchos casos hay una predisposición genética a padecer de piel seca.

La edad: a medida que cumplimos años la piel tiene tendencia a secarse más. Esto es debido a que las capas más externas de la piel pierden la capacidad de retener el agua.

Padecer algunas enfermedades: dermatitis atópica, psoriasis, diabetes, enfermedad renal…

Factores externos: el frio, el viento, los ambientes secos (calefacción, aire acondicionado), el tabaco, el alcohol, la contaminación, algunos medicamentos (diuréticos, corticoides, anticonceptivos, etc), el sol, los cambios hormonales…

 

¿Cómo cuidar la piel seca?

La rutina de belleza básica de una piel seca se compone de los siguientes pasos: limpieza, hidratación y protección solar.

Limpieza

Se recomienda que sea suave y que no sea excesivamente secante. Por lo que se recomienda que en el caso de utilizar limpieza al agua, se utilice un producto sin jabón, también se pueden utilizar otros productos como leche limpiadora, aceite limpiador, soluciones bifásicas, aguas micelares…

 

Hidratación:

es importante que contengan elementos oleosos que aporten protección y nutrición a la piel e ingredientes que aporten hidratación activa a la piel (proteínas, ácido hialurónico, aminoácidos…)

 

Exfoliación:

ayuda a que la piel luzca más luminosa y uniforme, mejorando las descamaciones. Además mejora que el resto de productos se absorba más y mejor.

 

Protección solar:

Este paso es fundamental en cualquier tipo de piel y si cabe más en el caso de las pieles secas.

 

Para cuidar la piel del cuerpo es fundamental utilizar geles de baño sin jabón para la higiene y siempre aplicar posteriormente una leche corporal hidratante para reponer los lípidos que se han eliminado con el lavado.

 

¿Qué podemos hacer por ti?

Te ofrecemos diferentes formulaciones hidratantes para ayudarte a tener una piel cuidada y en buen estado. Encuentra todo lo relacionado con la piel seca: limpieza, exfoliación, tratamiento… tanto para la cara como para el cuerpo.