peluqueria

Retinol, instrucciones de uso

Consejos para aplicar (bien) las cremas con retinol y conseguir la máxima eficacia con el mínimo riesgo para tu piel

El retinol o vitamina A es uno de los activos cosméticos más empleados para combatir los efectos del sol y el paso del tiempo en la piel. Si quieres aprovechar al máximo su efecto y al mismo tiempo minimizar los efectos adversos, ten en cuenta estos consejos:

Instrucciones de uso del retinol

1) Aplícalo únicamente en la piel sana

Uno de los errores más frecuentes en el uso de cosméticos es justamente, usarlos sobre la piel dañada o alterada, especialmente si incluyen ingredientes tan activos (y potencialmente irritantes) como el retinol. Por tanto, no es un activo adecuado para ti si tienes trastornos cutáneos como dermatitis, rosácea y eccema.

Si tu piel está irritada de forma temporal a causa de tratamientos estéticos (peeling químico, láser), la exposición prolongada al sol o el uso habitual de cremas de ácido glicólico y exfoliantes con microgránulos, es preferible que esperes unos días para que la piel se recupere antes de empezar a usarlo.

2) Inicia el tratamiento de forma progresiva

La mejor manera de incorporar el retinol a tus cuidados de belleza es… poco a poco.

Aunque estés deseando comprobar el efecto antienvejecimiento del retinol en tu piel, no comiences usándolo a diario (o peor aún, mañana y noche) porque es probable que experimentes alguna sensación de disconfort como enrojecimiento y ardor. Es mejor empezar aplicando la crema con retinol a días alternos para que la piel se adapte a este activo. Una vez que han trascurrido 2-3 semanas y tu piel lo tolera perfectamente, ya puedes utilizarlo a diario.

Los primeros días de uso de la crema es posible que notes que la piel está más seca y tirante de lo habitual. Este síntoma es completamente normal ya que una de las acciones del retinol regula la secreción de las glándulas sebáceas. También es posible que no notes nada porque el resto de ingredientes de la crema (glicerina, aceites vegetales) compensan esa sequedad o porque tu crema incluya retinol liposomado o microencapsulado. En este caso, los liposomas -elaborados a partir de ceramidas, uno de los componentes del manto hidrolipídico- proporcionan los lípidos necesarios para reforzar la función barrera y retener el agua en el interior de la piel por lo que ésta queda tan confortable como siempre.

Efecto antienvejecimiento del retinol

 

Qué hacer si el retinol irrita la piel.

Aunque es un efecto secundario poco habitual si usas una crema con retinol microencapsulado, puede ocurrir que la crema provoque picor, ardor y rojeces persistentes en la piel. En este caso:

– Disminuye la frecuencia de uso de la crema. Aplícala cada 4-5 días hasta que notes que la piel se ha acostumbrado al activo. A partir de ese momento aumenta paulatinamente (y sin prisas) la frecuencia de uso.

– En la palma de la mano, mezcla la crema hidratante y la crema con retinol y aplica la mezcla en la piel. De esta forma, reduces la concentración de retinol y los posibles efectos adversos.

 Maximizar efectos del retinol

3) Directamente sobre la piel

¿Eres fiel seguidora del layering asiático? Si tu rutina de belleza se basa en la superposición de varias cremas diferentes (el sérum, la hidratante, el contorno de ojos, etc.) y una de ellas es la crema con retinol, entonces estás saboteando -sin darte cuenta- la acción antienvejecimiento de este activo.

La penetración de los principios activos hacia el interior de la piel es más fácil y rápida si no hay barreras que dificulten la absorción. Si previamente has aplicado una o varias cremas -que contienen ceras, mantecas y siliconas que impermeabilizan la piel- la penetración de retinol disminuye.

Por tanto, aplica la crema directamente y sobre la piel limpia si quieres maximizar la eficacia del retinol.


Me gustaría leer tus comentarios abajo y si te ha gustado, suscríbete para no perderte nuestro próximo post.


{loadposition articulosrelacionados}{loadposition articulosautor}
María Teresa Alcalde María Teresa Alcalde 

Licenciada en Farmacia por la Universidad de Barcelona (UB), en la actualidades es Profesora del Máster en Dermofarmacia y Cosmetología (UB) y tutora del Postgrado en Dermocosmética (UB). Además es miembro del Comité Científico de la Sociedad Española de Químicos Cosméticos, conferenciante sobre temas de cosmética y colabora de forma habitual en las secciones de belleza de las revistas “Saber Vivir”, “Clara” y “Lecturas” (RBA)

Conóceme mejor. Accede aquí a mi Bio

 

fuente imágenes: (1) uniminuto.edu / (2) maquibella.es / (3) behance.net

Posts del mismo autor:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.