La hidratación es el pilar de cualquier tratamiento para la piel. Una piel hidratada es una piel suave y radiante. Sobre la piel tenemos una emulsión natural que nos protege frente a los agentes externos. Mientras la piel seca presenta poca cantidad de lípidos en su composición, la piel grasa está en su lado opuesto. A cada piel habrá que darle lo que necesita.

Mostrando todos los resultados (2)

Show sidebar