peluqueria

Cáncer de piel: ¡usa protector solar y no te la juegues!

 

10 claves para tomar conciencia

Conversación sobre la protección solar

Hoy hemos cambiado nuestro trekking de los martes por unas cervezas en el parque. De nuevo la conversación me da pie para el tema de hoy. Aprovechando que me dedico a lo que me dedico – para los que no me hayan leído nunca, soy farmacéutica y me encargo del I+D (investigación y desarrollo) de los productos cosméticos de Kosei-  comenzaron a llover las preguntas sobre la protección solar:  ¿cuándo hay que usar protector solar? Si uso protector solar ¿puedo tener un cáncer de piel? ¿qué factor de protección utilizar?… y muchas cosas más.

Así que pensé que podía ser interesante repasar algunos aspectos de la protección solar.

 

¿Qué es el factor de protección?

El factor de protección solar (FPS) es un número que nos da idea del tiempo que podemos estar al sol sin quemarnos. Y aquí me gustaría aportar algunos datos técnicos que creo importantes para poder entender lo que voy a contarte más adelante.

En la Unión Europea la determinación del factor de protección se realiza siguiendo el método COLIPA (Asociación Europea de Cosmética y Perfumería) o como se denomina ahora Cosmetics Europe, que se basa en un test realizado con voluntarios humanos en condiciones de laboratorio. El método utiliza una lámpara que simula la radiación solar equivalente a 40º latitud norte (equiparable al sol que podemos tener en el norte de España) y se irradia la espalda no bronceada de voluntarios de fototipos del I al III (personas de piel desde muy blanca hasta blanca). Se les aplica 2mg/cm2 de fotoprotector en un área de 35 cm2  y se busca producir una dosis eritematosa mínima (DEM) objetivable a las 24 horas de la exposición, dicho de otro modo “el tiempo mínimo que se necesita para que se produzca un mínimo de enrojecimiento en la piel apreciable 24 h después de haberla irradiado.

¿Está regulado en España el factor de protección? ¿Es un número subjetivo que depende del fabricante?

Si bien en Europa, y por tanto en España, no hay una norma de obligado cumplimiento, si hay una norma de recomendado cumplimiento. La mayoría de los fabricantes de protectores solares en Europa utilizan la norma COLIPA (Cosmetics Europe) para calcular el factor de protección UVB, esto significa que un factor 50 de una marca sí sería equiparable a otro factor 50 de otra marca, siendo ambas marcas de origen europeo. No podríamos decir lo mismo si comparáramos dos marcas de origen no europeo, ahí la cosa cambiaría.
Con el factor de protección UVA ocurre algo diferente, no hay un único método reconocido para el cálculo de la protección frente al UVA, con lo que en este caso sí podríamos decir que la protección UVA de una marca no tiene por qué coincidir con la de otra, pero ¡ojo! e importante, el número que aparece en los envases de los protectores solares es el de la protección UVB, no el de la protección UVA.

¿Usamos la cantidad correcta de protector solar?

Si seguimos lo que nos dice la norma, deberíamos aplicarnos 2 mg/cm2 de piel o sea unos 40g para el cuerpo de un adulto de talla media. O más entendible, deberíamos aplicarnos lo que cabe en un dedo entero para la cara, y lo que cabe en seis dedos para el cuerpo. ¿Quién hace esto? Yo creo que prácticamente nadie, simplemente piensa en lo que te dura un bote de protector solar… está claro que la  aplicación de menos cantidad de fotoprotector conduce a una reducción significativa de la protección esperada.

¿Un factor de protección solar 50 protege el doble que uno de factor 25?

No. La protección no sigue un sistema lineal, un factor 20 es capaz de filtrar aproximadamente el 95% de la radiación UV y un factor 50 aproximadamente un 98%, de tal forma que, a pesar de que estamos añadiendo una concentración de filtro solar más elevada al producto, no conseguimos aumentar en exceso el factor de protección.  A pesar de lo que acabo de comentar hay que tener en cuenta que normalmente nos aplicamos una cantidad de producto muy inferior a lo que indica la norma, por lo que siempre estaremos utilizando una protección inferior a la que menciona el etiquetado del producto. Y este es uno de los motivos por los que los dermatólogos recomiendan utilizar altos factores de protección, porque saben que si recomiendan un factor 20, al final y en la práctica, se puede convertir en un factor 10.

Reaplicación del fotoprotector solar

¿Qué factor de protección me pongo si quiero brocearme?

Yo creo que esta es una de las preguntas más frecuentes y aquí es donde la conversación se animó de buena manera…”Yo un factor 50 no lo uso ni muerta, no cojo color ni al final del verano” ¿te suena?  Un protector solar de alta protección no es una “pantalla”, es decir, no filtra el 100% de lo radiación UV, por lo que no estamos totalmente protegidos. Siempre podremos conseguir un bronceado gradual y por tanto más seguro. El bronceado es una protección natural que tiene la piel para protegerse de la radiación solar, es decir, el bronceado no es un signo de salud de la piel sino una respuesta al daño celular.

¿Me pongo protección solar más alta en la cara y más baja en el cuerpo?

¡Error! Las zonas del cuerpo más sensibles al sol y por tanto donde debes extremar las precauciones son: cara, cuello, cuero cabelludo, orejas, escote, hombros y empeines, por lo que es ahí donde debes extremar las precauciones ¿cuántas veces te has quemado el empeine? Ese es un lugar clásico de las quemaduras…luego no te puedes poner ni las chanclas.

Tampoco debes descuidar la  protección de los ojos, para lo que te recomiendo el uso de gafas de sol con cristales adecuados y la protección de los labios mediante la utilización de lápices o sticks fotoprotectores.

Y un caso especial son las cicatrices recientes, es recomendable aplicar cremas con elevada protección solar para evitar que se oscurezcan.

Y a pesar de todo lo dicho…¿Tomar el sol con protección solar de alto factor de protección evita padecer cáncer de piel?

Pues parece que no. Recientes estudios liderados por la Dra Berta López Sáchez-Laorden investigadora del Instituto de Neurociencias de Elche (España) demuestra que las cremas de protección solar no protegen totalmente contra el desarrollo del cáncer de piel. La investigación ha sido publicada recientemente en la revista científica Nature. Este estudio demuestra que las cremas de protección solar, incluso con una protección de factor solar 50, no protegen totalmente contra el desarrollo de melanoma. Según la investigadora, usar cremas de protección solar protege contra los daños inmediatos de la radiación como quemaduras solares, pero la radiación todavía puede penetrar, así como dañar el ADN de las células y provocar cáncer. Podrías pensar, entonces… ¿para qué usar protección solar? El estudio lo que pone de manifiesto es que no consiste en utilizar únicamente fotoprotectores solares, también hay que seguir unos hábitos responsables.

¿Qué tipo de protector solar elijo? ¿Una crema, un gel, un aerosol? ¿protegen igual?

No, no protegen igual. Entran en juego varios factores, por un lado la persistencia en la piel, la resistencia al agua y al sudor y la extensibilidad del producto.

La persistencia en la piel y la resistencia al agua de un fotoprotector dependen del vehículo o excipiente elegido. Las emulsiones de tipo agua en aceite son las más resistentes y persistentes, las podemos encontrar en los productos que vienen etiquetados como waterproof, los aceites también son muy resistentes al agua y al sudor.

La extensibilidad es uno de los factores que más valora el usuario, reconozco que no hay nada peor que esa crema o leche solar que prácticamente no rueda por la piel. Tiene sus ventajas, eso sí, como que la cantidad que me estoy aplicando es mucho mayor que la que me aplico con un aerosol…cuesta tanto de extender que al final me aplico una cantidad mayor…luego me protejo más.

¿Cuándo me aplico el protector solar?

Reconozco que esto es una de las cosas que peor llevo, pero si queremos hacer las cosas bien, lo ideal es aplicar el protector solar 20-30 minutos antes de acudir a la playa o a la piscina, tranquilamente en casa. ¿Por qué? Para garantizar que el producto se ha absorbido por la piel.

 

 Bronceado saludable  ¿Cada cuánto tiempo se recomienda reaplicar el protector solar?

Dependerá de varios factores como por ejemplo:

1.- Fototipo cutáneo de la persona (piel clara, morena, sensibilidad al sol).

2.- Intensidad de radiación solar recibida (UVI).

3.- Aplicación correcta del fotoprotector (cantidad, distribución homogénea).

4.- Actividades realizadas durante la exposición al sol (ejercicio físico, sudoración, roce con ropa, etc.).

Como recomendación, una de las formas de prevenir el cáncer de piel es ¡usar protector solar …no te la juegues! Reaplica el fotoprotector cada 2 ó 3 horas.

Si quieres leer más sobre la protección solar te dejo este otro artículo AQUÍ (No dejes de ver el vídeo, quizás te ayude a tomar conciencia de cómo nos ve el sol).

Me gustaría leer tus comentarios abajo y si te ha gustado, suscríbete para no perderte nuestro próximo post.
{loadposition articulosrelacionados}{loadposition articulosautor}
María José Tous María José Tous 

Licenciada en Farmacia. Jefe de desarrollo de Productos Cosméticos en Laboratorios Kosei. Postgrado en dermofarmacia y cosmetología (Universidad de Barcelona). Master en gestión empresarial para la Industria farmacéutica (Universidad de Barcelona). Especialista en Marketing (Barcelona Activa)

Conóceme mejor. Accede aquí a mi Bio

Contacta conmigo

María José Tous - LinkedIn

fuente imágenes:  pinterest / dailynews.gr / flickr.com / lifestyle.yahoo.com

Posts del mismo autor:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.