Cuidado facial

Consejos para Proteger tu Cara frente al Sol después del confinamiento

Proteger tu cara frente al sol

El sol tiene tanto de bueno como de potencialmente peligroso si no nos protegemos de la manera adecuada. Especialmente en los últimos años, los dermatólogos nos han advertido de esta cuestión y, por suerte, somos cada vez más conscientes de la importancia que tiene seguir unas pautas específicas para protegerte del sol y preservar nuestra piel joven y en las mejores condiciones. Si este verano quieres lucir un bronceado bonito, es recomendable que apuntes los consejos que a continuación se exponen para proteger tu rostro frente al sol. Sobre todo después del confinamiento, pues llevamos meses sin “dar la cara” y, ahora más que nunca, hay que andar con pies de plomo. ¡Apunta los 7 consejos para protegerte del sol que te mostramos a continuación!

  1. Evita la exposición solar en las horas centrales del día. Ten en cuenta que los rayos UV son más fuertes entre las 10 de la mañana y las 16:00 horas.
  2. Planifica tus actividades al aire libre para evitar una exposición excesiva a los rayos del sol. El Gobierno ha querido mantener por el momento los horarios de paseo y práctica deportiva en la mayoría de Comunidades y, aunque tengamos muchas ganas de que las restricciones se terminen y pueda instaurarse la famosa “nueva normalidad” de forma definitiva, las limitaciones horarias, desde el punto de vista de la salud de nuestra piel, nos vienen de maravilla.
  3. A pesar de que no vayas a exponerte al sol en las horas centrales del día, no olvides que la protección solar siempre es necesaria. Incluso en los días nublados.
  4. Ponte a la sombra cuando notes que la incidencia del sol es más intensa pero no olvides que los árboles, los toldos y las sombrillas no nos protegen totalmente de la radiación solar. La protección, una vez más, es fundamental.
  5. Los sombreros son tendencia y deben ser nuestros aliados. Se llevan de ala ancha y esto es una gran ventaja. Los accesorios de este tipo nos protegen los ojos, la cara, las orejas y la parte posterior del cuello. ¡Hazte con uno este verano!
  6. Las gafas de sol con un índice de protección del 99%-100% frente a los rayos UVA y UVB reducen considerablemente los daños oculares debidos a la radiación solar. Por eso, este verano apuesta por unas con las que puedas verte favorecida, así no encontrarás excusa para ponértelas cada día.
  7. Decántate por la ropa holgada y fresquita pero de tejido tupido para proteger tu piel del daño solar.

¿Cómo elegir una buena crema solar?

Proteger tu cara frente al sol

Proteger tu cara frente al sol

A la hora de protegerte del sol, para empezar, en función del color de piel o fototipo deberemos escoger una crema solar u otra. Así, cuanto más blanca sea nuestra tez más alto deberá ser el protector que empleemos. Por otro lado es necesario considerar qué tipo de piel tenemos para escoger una textura de protección solar u otra en función de nuestro tipo de piel. Las texturas más espesas tienen un poder más cubriente, pero quizás no son tan agradables de utilizar. Los sprays son cómodos, pero no protegen tanto, ya que el factor de protección solar está relacionado con la cantidad de producto aplicado. Y estos no son todos los factores determinantes. El tipo de actividad que vayamos a realizar también es importante. Si disfrutas más nadando que tomando el sol, es mejor que optes por un producto resistente al agua.

Efectos del sol en tu cara

Al margen de los efectos nocivos del sol que se han mencionado más arriba, existen también otros factores que nos convencen para escoger la mejor protección solar para nuestro rostro este verano (y el resto del año).

  • El efecto acumulativo de los rayos solares sobre la piel está relacionado con la proliferación de melanoma, el cáncer de piel más agresivo y el que más ha aumentado en los últimos 10 años.
  • El sol tiene un papel principal en el proceso de aceleración del envejecimiento.
  • Las largas exposiciones solares se relacionan con una pérdida de luminosidad en el rostro que se hace evidente cuando han pasado aproximadamente 15 días desde que hemos dejado de tomar el sol.
  • Tomar el sol en exceso también propicia que salgan machas y arrugas en la piel. Si no nos protegemos adecuadamente se producirá una sobreestimulación de melanina y aparecerán los léntigos o el melasma.

Por otro lado, cabe hacer mención a una falsa creencia: la de que el sol puede ayudar a las personas que tienen una piel con tendencia acnéica. Aunque en cierta manera es así, no debemos pasar por alto que este tipo de pieles presentan muchísima sensibilidad y que, no es inusual que una sobreexposición al sol produzca una excitación de la glándula sebácea. ¿Qué ocurriría entonces? Que la piel reaccionaría segregando más grasa. El sol provoca además, un engrosamiento de la capa córnea, lo que favorece la retención de células y sebo dentro del folículo pilosebáceo dando lugar a los comedones. Así que en muchas ocasiones, tomar el sol para frenar el acné puede ser contraproducente. Una vez más, lo recomendable para protegerte de sol es pasar por la consulta de un especialista.

¿Cómo actúan los filtros solares?

Los filtros solares son sustancias capaces de protegerte del sol, es decir, protegerte frente a la acción de la radiación ultravioleta, normalmente la radiación UVA y la UVB. Hay dos tipos de filtros solares: los que absorben la radiación y los que la reflejan. Los primeros son, para que lo entendamos, como una esponja que absorbe el agua. En este caso, el filtro absorbe la radiación ultravioleta y la convierte en luz infrarroja, que tiene menos energía y es mucho menos peligrosa. Los filtros solares que reflejan la radiación funcionan de una forma menos específica. No son como una esponja, sino como un espejo que refleja la radiación y la mantiene alejada de la piel. Así, dispersan la luz UV sin cambiar su estructura química. Estos filtros, protegen tanto frente a la radiación UVA como a la UVB.

Ahora bien, ¿son mejores unos filtros que otros? Ni mejores ni peores. Diferentes. Los más utilizados son los que absorben la radiación porque son más eficientes. Así, con menos cantidad de filtro solar se consigue más proteccón. Sin embargo, hay muchos consumidores que presentan ciertas alergias o pieles sensibles y prefieren utilizar protectores con filtros minerales o con una menor cantidad de filtros químicos u orgánicos. Pero… ¿qué problema presentan los protectores solares con menos filtros químicos?: el molesto efecto máscara. Ahora que conoces los pros y contras de cada filtro solar, déjate asesorar por un profesional y escoge el que más te va.

¿Qué indica el factor de protección de nuestras cremas solares?

Al margen del filtro solar, otra característica de nuestras cremas para protegerte del sol es el factor de protección, que es el número de veces por el que se multiplica la protección natural de la piel. ¿Lo sabías? Generalmente, la piel (más o menos blanquita con un fototipo II) expuesta al sol tarda cinco minutos en enrojecer, por lo que si te aplicas un SPF 10, estarás multiplicando por diez la capacidad de la piel de resistir los efectos del sol. Es decir, tu piel aguantará 50 minutos en enrojecerse. En ese momento, tendrás que aplicar de nuevo el protector. Curioso ¿verdad?

Sabidas estas cosas solo queda encontrar un protector solar adecuado. Los más recomendables son aquellos que no dejan efecto blanco y tienen una textura de acabado sedoso y ligero. Es el caso de Protector solar 50 Heliokos fluido extremo invisible. De esta forma evitaremos que ponérnoslo antes de salir de casa, en la piscina o en la playa nos pueda dar pereza y recurriremos a ellos sin problema las veces que sea necesario.

Además, para protegerte del sol, existen protectores solares con color para las que persiguen un efecto buena cara y buscan cuidar y proteger la piel, sin sentir que llevan algo puesto. Son ideales si lo que queremos es no usar maquillaje pero sí uniformizar, esto es, camuflar las posibles manchas. Es el caso de HELIOKOS protector solar con color. Crema solar facial FP 50+, cuyo color se adapta a multitud de pieles. Deja un acabado sedoso y seco y su cobertura es la adecuada para unificar el tono y disimular imperfecciones. Y, ¡hablando de imperfecciones! No olvides que si quieres paliar este problema los protectores solares para pieles sensibles como HELIOKOS Leche solar ultraprotectora intolerancias solares FP 50+. Protector solar pieles sensibles también te pueden ayudar.

Escojas el protector solar que escojas, es recomendable que te lo apliques 20 minutos antes de la exposición al sol con un suave masaje hasta su completa absorción. Normalmente no solemos ponernos una cantidad suficiente de producto, por eso se aconseja aplicar dos capas para asegurar una buena protección. Asimismo conviene evitar el contacto con los ojos y, aunque elijas un protector resistente al agua, es conveniente que te lo vuelvas a poner después de baños prolongados, después de secarte con una toalla y después de sudar.

Proteger tu cara frente al sol

Proteger tu cara frente al sol

Para terminar, no olvides que no solo existe una vía para proteger nuestra piel del sol. ¿Qué quiere decir esto? Que además de ponernos protección solar de forma tópica, podemos recurrir a la protección solar oral. ¿Nuestra propuesta? Kosei Heliokos cápsulas antiox: un preparado a base de un extracto de helecho, vitaminas y prebióticos entre otros ingredientes que te ayudarán a cuidar tu piel cuando te expongas al sol. Una protección IN y OUT nos puede ayudar a unificar nuestro tono de piel y a prolongar un bronceado sano en el tiempo. Para lograr esto último es también recomendable que exfolies tu piel con regularidad con el fin de retirar las posibles células muertas que hayan podido acumularse en ella y favorecer, con suaves masajes mientras la aplicas, la circulación sanguínea. Todo esto hará que tu piel se vaya renovando de manera natural y que conserve su luminosidad y tersura.

Sigue una rutina de higiene diaria y ponte protección solar después de tu crema hidratante habitual cada mañana antes de salir de casa para protegerte del sol. Verás como este verano las posibles marquitas que puedas tener pasan más desapercibidas. Si tienes ocasión de consultar con un experto cuál es la protección solar que mejor se adapta a ti, no dudes en hacerlo. Los buenos consejos se agradecen y son siempre bienvenidos. No sacrifiques tu rostro por lograr un bronceado en tiempo récord. Esto termina siendo contraproducente. Recuerda siempre que muchas de las manchas que aparecen en la piel se pueden prevenir pero eliminarlas por completo cuando ya han salido no es sencillo. ¡Protégete y protege a los tuyos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.