Sin categorizar

Bad hair day. Pelo y autoestima

¿Alguna vez has escuchado la expresión “Bad Hair Day”? Se trata de una frase hecha que significa “Día en el que tienes el pelo hecho un desastre” y que en los países anglosajones se utiliza para referirse a un día en el que nada parece salir bien y se tiene la moral por los suelos.

Pero, ¿qué tiene que ver la autoestima con el pelo? ¿Se puede hablar de una psicología del cabello? Pues bien, según varios estudios internacionales existe una relación directa entre el ánimo con el pelo y el peinado que se luce.

Por ejemplo, un estudio realizado en la Universidad de Yale demostró que los días en los que el pelo no parecía lucir su mejor imagen, coincidía con que tampoco era un buen momento para la persona. La investigación aseguraba que hay un alto porcentaje de personas, tanto mujeres como hombres, que quedan muy afectados  al ver su cabello en mal estado, aumentando su autocrítica, inseguridad y sensación de inferioridad.

 

En palabras de María José Tous, fundadora de Laboratorios Kosei: “Tener un pelo bonito no sólo es nuestra mejor carta de presentación sino que contribuye directamente en la imagen que tenemos de nosotros mismos y por tanto refuerza o debilita nuestra autoconfianza. Si nos vemos guapos, nos sentimos más seguros y somos más felices”.

La psicología del cabello

Decía Coco Chanel que “una mujer que se corta el pelo está a punto de cambiar su vida“.  Esto, aunque en principio puede parecer la apreciación de una de las mujeres más influyentes en el mundo de la moda del siglo XX, lo cierto es que es una opinión que avalan tanto psicólogos como profesionales de la peluquería. Y es que tal es el poder de la imagen en nuestro estado anímico que son muchos los que cuando atraviesan un mal momento vital deciden afrontar la situación sometiéndose primero a un radical cambio de imagen, que suele comenzar en un salón de belleza. “Las tijeras no cortan los problemas, pero sí pueden satisfacer esa necesidad de verse bien y elevar la autoestima. Un buen corte puede devolver sensualidad, belleza y juventud. No es el fin del problema, pero sí puede llegar a convertirse en el inicio de resolverlo”, aclara María José Tous.


Y sin llegar a tener que enfrentarse a un problema, lo cierto es que la relación directa entre pelo y autoestima se manifiesta de manera recurrente en nuestro día a día. Especialmente con la llegada del buen tiempo. Según aseguran los expertos en peluquerías, a partir de la primavera, es cuando reciben un mayor número de clientes que desean un nuevo look más favorecedor de cara al verano. “Todos intentamos lucir nuestra mejor imagen en vacaciones. Por esos meses antes comienza la “Operación Bikini”, se incrementan los tratamientos corporales y facial y, también, prestamos más atención al pelo”, asegura María José Tous.

 

¿Qué hacer ante un “Bad Hair Day”? 

No obstante, despertarse una mañana y descubrir el caos en tu melena tampoco debe ser sinónimo de tomar decisiones estéticas drásticas. Lo mejor es tomar algunas de las siguientes medidas:

  1. Un recogido para salir del paso. Aunque no sea el mejor día, se puede mejorar el aspecto con un recogido lo más favorecedor posible. Así, para un rostro cuadrado, la mejor es apostar por un recogido alto, evitando el volumen en los laterales. Para rostro redondo, un moño o una cola de caballo puede ser la opción perfecta.  Y si el rostro es alargado, la melena ondulada y medio recogida.
  2. Hidratación. Un pelo hidratado tendrá menos opciones de sufrir el ya famoso “Bad Hair Day”, pues será un pelo sano y vital. Para lograrlo, hay que utilizar frecuentemente productos que favorezcan esta necesidad o aplicarse tratamientos profesionales como el T-Liss Pack Professional  de Kosei, un sistema de alisado keratina sin formol ni tóxicos que da como resultado un cabello rejuvenecido y sin encrespamiento.
  3. Aplica champú en seco. Si el cabello es graso, el champú  seco va a ser uno de los mejores aliados, especialmente si se aplica en el flequillo. Con él se consigue mejorar el aspecto del cabello en cuestión de minutos, y lo mejor es que se puede aplicar en cualquier momento y lugar.
  4. Nada de planchas. En un “Bad Hair Day” no se recomienda utilizar planchas ni tenacillas,  pues solo se consigue apelmazar el pelo y empeorar  la situación. En su lugar, lo mejor es dar golpes de calor con el secador para así conseguir “dominarlo”.
  5. Utiliza complementos. Y como última opción, siempre existe la posibilidad de utilizar cualquier tipo de complemento que pueda ayudar a camuflar la melena. En este sentido, se puede elegir entre gorras, sombreros e incluso pañuelos.

 

Me gustaría leer tus comentarios abajo y si te ha gustado, suscríbete para no perderte nuestro próximo post.

Teresa García

Teresa Garcia
Licenciada en periodismo por la Universidad Complutense de Madrid en 2002, en la actualidad soy Redactora Jefe de www.quehaydenuevo.com.una plataforma digital especializada en belleza, salud y bienestar, especialmente diseñada para que los profesionales de la información, blogueros e influencers accedan de una manera rápida y directa a las novedades del sector. Desde 2000 a 2008, trabajé en varias revistas como Sorpresa!, Hola.com y Semana.
Conóceme mejor. Accede aquí a mi Bio

Posts del mismo autor:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.