peluqueria

La alimentación saludable: Fuente de la eterna juventud

Si tuviera que elegir una Fuente de la Eterna Juventud que estuviera al alcance de todos, sin necesidad de emprender viajes lejanos en busca de aguas milagrosas, sin duda diría que la respuesta está en una…

Alimentación Saludable

El aspecto físico nos preocupa, y estoy segura de que incluso aquéllos a quienes “trae sin cuidado” su apariencia física, les gusta verse guapos cuando se miran al espejo, porque mientras que el ´envejecimiento interno‘ no se nota y a veces hasta parece que NO nos preocupa, el ´envejecimiento externo‘ es otro cantar.

fuente juventud alimentacion saludable

Con sinceridad… ¿Alguna vez te has preguntado cómo están tus células, cuánta elasticidad han perdido tus vasos sanguíneos, cuánto cartílago hay de menos en tus articulaciones, qué grado de deterioro tiene tu hígado o tu páncreas, o si tu aparato digestivo sigue siendo capaz de absorber correctamente la vitamina B12 para que tu sistema nervioso funcione bien? Creo que la respuesta unánime es que no… Sin embargo, seguro que te has percatado de manera casi inmediata de la pérdida de hidratación o tersura de tu piel y de todas y cada una de las nuevas arrugas y manchas, por muy pequeñas que sean, que han aparecido en tu rostro, en tu cuello o en tus manos. No en vano, la piel es el órgano que nos señala de manera más directa nuestro grado de envejecimiento “externo”.  Pero cometeríamos un error si no estableciéramos un paralelismo entre nuestro “interior” y nuestro “exterior” , ya que la piel no es un simple reflejo del paso del tiempo sino que puede ser la expresión más directa de cómo está nuestro organismo por dentro, a la vez que nos ayuda, desde fuera, a tener una mejor salud mediante sus múltiples e importantes funciones, como la síntesis de Vitamina D gracias a la luz del Sol. ´Sólo’ por eso, merece la pena que la cuidemos.

Invertir dinero en cremas y productos de belleza está muy bien, siempre y cuando no olvidemos que si no ayudamos a la piel desde dentro mediante una correcta nutrición y un estilo de vida saludable, estaremos literalmente tirando el dinero a la basura. La mejor crema antiarrugas es una buena alimentación, siempre teniendo en cuenta que No existe ningún alimento ´milagroso ‘, ya que de manera aislada, ninguno tiene el poder de mejorar nuestra salud si no se tiene en cuenta “El Conjunto de la Dieta” . Entonces…

¿Cuál es la mejor alimentación?

alimentacion perfecta

Si atendemos al principio de la “individualidad biológica”, hay tantos tipos de “alimentación perfecta” como individuos en el planeta. Sin embargo, como Especie tenemos más cosas en común que diferentes: todos tenemos dos ojos, dos piernas, un hígado, un corazón, las mismas glándulas y hormonas, y los mismos procesos metabólicos, por lo que en general nuestras necesidades de macro y micronutrientes, como las de cualquier otro animal (sin ánimo de ofender), son muy similares. Por eso, reformulo la pregunta a una más adecuada… ¿Cuál es la mejor alimentación para El Ser Humano?, y es aquí donde me encuentro la mayoría de extravíos en lo que a dieta se refiere. ¿Por qué? Pues porque con frecuencia, el concepto de “Alimentación Saludable” se confunde con cuestiones de índole más filosófica que fisiológica, bien por razones éticas y morales, como quienes no toman ningún alimento de origen animal porque están en contra de su maltrato y explotación (¡aspecto al que yo también me opongo y rechazo rotundamente!), o bien porque la Industria alimentaria se ha encargado de divulgar ideas que parten de conceptos erróneos y que han calado tan profundamente en nuestra sociedad que nos han llevado a la convicción de que un alimento etiquetado como “light”, “diet”, “natural” o “vegetal” es saludable y adelgaza, o a desarrollar una especie de fobia contra las grasas sin que nos paremos a distinguir entre las que son imprescindibles para nuestra buena salud de aquéllas que nos perjudican.

alimentacion saludableExiste mucha controversia acerca de cuál es la alimentación más sana, y de hecho hay estudios con conclusiones contradictorias que todos vemos casi a diario en las noticias y en las redes sociales: hoy dicen que la leche es buena y mañana que es mala, el titular del periódico del domingo anuncia que la carne provoca cáncer y el lunes sale otra publicación diciendo lo contrario, y así casi cada día. Hay muchos tipos de estudios y grados mayores y menores de evidencia científica, pero generalmente las personas sólo leen el titular, nunca el trabajo completo, y de hacerlo difícilmente sabrían interpretarlo y detectar aquéllas variables o “elementos de confusión” que pudieran haber alterado el resultado. Les aseguro que muchos titulares no reflejan la realidad, casi siempre hay “truco”, que yo particularmente considero una manipulación. Ahora bien, al margen de las diferentes investigaciones que se hacen en el campo de la nutrición, hay un hecho que es absolutamente irrefutable y que nadie puede poner en duda desde el punto de vista de la antropología y de la evolución, y es el hecho de que la alimentación es un Determinante Biológico. Esto quiere decir que cualquier tipo de alimentación mantenida durante cientos de miles o millones de años influye directamente en los cambios y adaptaciones que sufren las especies a nivel fisiológico, metabólico, hormonal, genético, etc, y por tanto, si atendemos a la historia evolutiva de El Ser Humano, existe un modelo de nutrición que hemos mantenido durante más del 99% del tiempo que llevamos en el planeta (concretamente durante el Paleolítico) y que podemos llamar “Nutrición Biológicamente adecuada”, que es nada más y nada menos que La que nos ha hecho Humanos, y gracias a la cual nos hemos desarrollado y sobrevivido. Por eso debería ser la dieta de referencia (y no la pirámide alimenticia actual), ya que es a la que estamos más adaptados desde un punto de vista evolutivo, y la que nos proporciona mayor densidad de nutrientes, que el organismo puede extraer más fácilmente, para nuestras funciones corporales y para retrasar el envejecimiento.

alimentacion saludable

No somos lo que comemos.

Desde la aparición de los primeros homínidos, hace aproximadamente unos 4 millones de años, El Ser Humano siempre ha tenido que Adaptarse a distintas circunstancias para sobrevivir y, de todas ellas, el tipo de Alimentación y El Hambre han sido los mayores retos. Tengamos muy en cuenta que la Naturaleza jamás desaprovecha nada. En un momento dado y por causas climatológicas, el Homo se vio en la necesidad de empezar a comer más alimentos de origen animal (incluyendo vísceras, tuétano y cerebros de animales que es donde se encuentra la mayor densidad de muchos nutrientes); dejamos de ser estrictamente vegetarianos, y este hecho determinó todas las adaptaciones que nos han traído hasta los humanos que somos hoy en día: las modificaciones de nuestro esqueleto, los cambios en los dientes, el acortamiento del intestino grueso, las adaptaciones del intestino delgado para poder digerir más proteínas y grasas, y sobre todo el enorme desarrollo de nuestra capacidad craneal y cerebral… Dicho de otra manera, el entorno y el tipo de alimentación, nos diferenciaron del mono.

dieta paleo

Imagino que muchos estarán pensando que el paleolítico queda muy lejos, y que no tenemos nada que ver con nuestros ancestros, pero los estudios han determinado que nuestros genes son prácticamente similares, hemos cambiado muy poco (según fuentes entre el 1% y el 3%), por lo que claramente se está produciendo un desajuste entre nuestra genética y la alimentación moderna. Lo estamos haciendo al revés, como demuestran los estudios sobre alimentación y estilo de vida de las poblaciones ancestrales de cazadores-recolectores que aún viven de manera natural en nuestro Planeta y que, a pesar de lo que podríamos pensar en occidente, gozan de excelente salud, tienen dentaduras y huesos fuertes, y registran prevalencias muy bajas o nulas de las llamadas enfermedades crónicas. No tienen obesidad, ni diabetes, ni sufren enfermedades cardiovasculares, ni acné, ni prácticamente cáncer… Sí es cierto que pueden tener una elevada mortalidad infantil (en eso les llevamos ventaja en occidente), pero la longevidad potencial cuando se alcanza la vida adulta, es prácticamente similar a la nuestra porque en lo que a enfermedades crónicas se refiere, puede decirse que no las conocen. Todo lo contrario sucede en los países industrializados, principalmente por el tipo de dieta alta en calorías pero pobre en vitaminas, minerales y oligoelementos (debido a varios factores, entre ellos los métodos de cultivo, almacenamiento, y procesado de los alimentos), lo que nos viene a enseñar que No todas las calorías son iguales, y que a pesar de que comemos en exceso, éstas calorías están “vacías” y están provocando una pandemia de “Obesos Desnutridos”. En conclusión y como dirían nuestras abuelas: “mucha comida y poco alimento”. Por eso te propongo una reflexión y un plan diferente…

¡Nutre tus calorías!

alimentacion saludNo pienses tanto en calorías, piensa en nutrientes de alto valor biológico y asegúrate de obtener las cantidades adecuadas de aquéllos que te ayuden a evitar el envejecimiento la sequedad de la piel, y a prevenir las enfermedades “de la edad”.
Entre otros, las vitaminas del complejo B, la Vitamina C, los minerales como el selenio, el magnesio, el azufre, el zinc, las vitaminas que se obtienen de las grasas como la A, D, E, y K, los omega 3, y también, como no, la suficiente cantidad de aminoácidos y grasas saludables. Es particularmente importante que recuerdes que las Grasas tienen Valor Vitamínico.

¿Cuáles son las fuentes óptimas?

> Las verduras y vegetales de todos los colores y en abundancia

fuentes optimas alimentacion> Las grasas saludables: aceite de oliva virgen extra, pescados grasos, aguacate, frutos secos, aceite de coco virgen, aceitunas al natural, huevos y también algo de grasa saturada animal (sí, ya sé que crees que son malas, pero no lo son, son parte de nuestras membranas, al igual que el colesterol, la ciencia lo ha demostrado reiteradamente, pero eso sería el principio de una larga conversación)

> Las proteínas de alto valor biológico procedentes de animales salvajes o criados en condiciones éticas (carnes blancas y rojas, pescados salvajes sobre todo azules, frutos de mar, huevos y vísceras), que te garanticen los aminoácidos necesarios para fabricar tus neurotransmisores cerebrales, tus hormonas, tu colágeno, y reparar tu piel y el resto de tus tejidos.

¿Qué alimentos son más pobres en nutrientes y tienen un peor efecto metabólico?

Los azúcares, las harinas y cereales y granos si se comen en exceso, y sobre todo, la comida “inventada”, la que tiene colorantes, conservantes, y todo tipo de aditivos que aumentan la “carga tóxica” de nuestro organismo.

¡Ah! Y a ser posible que tus alimentos sean frescos, sin pesticidas, de proximidad, de temporada y comprados directamente al agricultor y al ganadero.

En mi opinión, no hay mejor manera de cuidarse y de cuidar al planeta.

Eva María DíazDra. Eva María Díaz

– Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de La Laguna, promoción 1994-2000.
– Especialista vía M.I.R. en Medicina del Trabajo y Salud Ocupacional en el Hospital Clinic de Barcelona.
– Máster en Medicina Regenerativa Celular (Bircham Internacional University, actualidad)
– Postgrado en Medicina y Nutrición Ortomolecular Aplicada al Área Clínica (CFIS).
– Máster en Valoración del Daño Corporal por el Instituto Europeo de Salud y Bienestar Social (Madrid).
– Médico Inspector del INSS en el Equipo de Valoración de Incapacidades de la D.P. de S/C de Tfe Colegiada en el Ilustre Colegio de Médicos de Santa Cruz de Tenerife

“El fracaso de la Medicina Convencional en el tratamiento de una enfermedad auto-inmune que se me diagnosticó a los 14 años, y el escaso resultado observado en mi práctica médica en el  abordaje de las enfermedades crónicas y oncológicas, me llevó a reflexionar sobre la necesidad  de una medicina que se adapte mejor y dé respuestas a los problemas de salud del siglo XXI. La sociedad está sufriendo un incremento alarmante en el número de patologías crónicas como Diabetes tipo II, obesidad, cardiopatías, cáncer, enfermedades inflamatorias y autoinmunes, dolor y enfermedades mentales, que aceleran el envejecimiento y deterioran seriamente la calidad de vida de los enfermos. Por otro lado, existe una enorme brecha entre la investigación y la práctica clínica, especialmente en materia de enfermedades crónicas y metabólicas.  

Por eso y siempre bajo la premisa ‘Primum Non Nocere’ (lo primero es No dañar), se hace imprescindible entender que nuestro organismo es un Sistema Único e Integrado (no una colección de aparatos y órganos inconexos e independientes), y considerar que el objetivo de cualquier Tratamiento es abordar las causas subyacentes a las enfermedades y restablecer las rutas metabólicas alteradas, ya que, de lo contrario, no son más que “un parche” y un arreglo provisional que deja espacio para nuevos desequilibrios. Con este objetivo, comencé mi formación en el campo de la Medicina Funcional, cursando un postgrado en “Medicina y Nutrición Ortomolecular aplicada al área Clínica”, y ampliando mi formación en la prestigiosa “Bircham International University”, donde actualmente curso un Máster en “Medicina Regenerativa Celular”. Mi deseo es ayudar a las personas a prevenir el desarrollo de las llamadas Enfermedades Crónicas y a responsabilizarse de su propia salud, ya que todos tenemos el potencial y merecemos alcanzar una Vida plena de Salud y Felicidad. “

 ———————————————————————–

Nos gustaría leer tus comentarios o dudas y hacerselos llegar a la Dra. Eva María Díaz.  ¿Tienes alguna pregunta que te gustaría hacerle? escríbenos, estamos preparando una interesante entrevista.

Si prefieres contactar con la Dra. Eva María Díaz directamente, puedes seguirla en Facebook  / Instagram / LinkedIn

No te pierdas nuestro próximo post,suscríbete ahora.

imagenes: cortesía Dra. Eva María Díaz

{loadposition articulosrelacionados}

{loadposition articulosautor}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.